Pubrisa

Conocí la aldea de Pubrisa varios años atrás (2013), en el marco de la peregrinación al Santuario Virgen de las Peñas, cuando previa investigación decidimos continuas río arriba, allá donde no existe ningún tipo de camino y de existirlo la última crecida del rio le habría hecho desaparecer, no obstante de no habernos confundido y desviado siguiendo un antiguo camino tropero, habríamos llegado en menos de 20 minutos. En el primer contacto con las ruinas me sorprendió su amplitud y el deterioro que sufre, por el paso del tiempo y condiciones climáticas, pero aun lo considere en buenas condiciones respecto del resto de los yacimientos existentes en Azapa, aquí se encuentran recintos de piedra con paredes circulares y otras más con sus paredes en paralelo, pasillos y escalinatas de piedra, claramente identificables junto a trozos de cerámica, desechos de maíz, huesos, conchas marinas cuya existencia demuestra el intercambio de mercancías. Este año intente reiterar la visita, nuevamente en época de la peregrinación (cuando es más seguro) pero carabineros no permite el paso.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *